miércoles, 27 de diciembre de 2017

"La razón estrangulada" de Carlos Elías (2007)

Existe un desprecio hacia la ciencia. Así de rotundo se muestra el autor. No se trata de un desinterés o de una desafección, sino de un auténtico desprecio. La imagen mediática que se proyecta del científico es un friki, un raro al que podemos señalar con el dedo y reírnos, o en todo caso temer, pero no es alguien a quien admirar o emular. A veces puede dar la impresión de que la tecnología funciona como la magia, agitamos una varita y tenemos un resultado inmediato... y barato. Esta ignorancia y entusiasmo eclipsa todo la ciencia que hay detrás.